El corazón del centro

Vanessa  Fernández  González IMG_20180531_011457

Nací  un  12  de  Enero  en  Vigo  (España).  Mi  vida  transcurría  de  una  forma  normal,  entre el  trabajo  de  radio  y  como  monitora  de  natación,  al  poco  de  convertirme  en  madre  mi vida  dió  un  giro  inesperado,  y  mi  salud  fue  deteriorándose  cada  vez  más.

Cuando  mi  hijo  contaba  con  tan  sólo  5  meses,  el  cardiólogo  me  diagnosticó,  “síncope  neurocardiogénico”  también  conocido  como  “síncope  vasovagal”.  Esto  afectaba  a  mi vida  por  completo,  pérdidas  de  conocimiento,  visión  borrosa,  cefaleas,  palpitaciones,  hiperventilación,  palidez  y  falta  de  riego  cerebral,  me  impedían  llevar  una  vida  normal.

Por  todo  lo  que  me  estaba  pasando  no  me  podían  dejar  sola  ni  un  momento,  y  eso  hizo  que  cada  vez  me  sintiera  más  inútil.

Todo  cambió  cuando  apareció  una  persona  hablándome  del  Reiki  y  de  cómo  enfocar  mi situación  desde  una  perspectiva  diferente.  Una  vez  recuperada,  y  viendo  que  cada  vez  me  encontraba  mejor,  decidí  empezar  hacer  cursos  de  formación  en  este  campo,  tales como:

  • Reiki  tibetano
  • Regresión  con  Brian  Weiss
  • Toque  zen  con  Suzanne  Powell
  • Descodificación,  herencia  transgeracional  y  árbol  genealógico  con  la  Dra.  Pilar  Gómez
  • Constelaciones  familiares  con  Vedanta  Suravi
  • Flores  de  Bach  con  Luis  Jimenez
  • Fitoterapia  China  con  Marisa  Cano  Villalba

El  mayor  descubrimiento  fue  conocerme  a  mí  misma.  Descubrir  ese  gran  potencial  que tenemos  para  sanarnos  a  nosotros  mismos  con  las  herramientas  adecuadas.  Descubrir  que  podemos  ser  como  realmente  queramos  ser.  Descubrir  que  somos  nosotros,  consciente  o  inconscientemente,  los  que  estamos  creando  nuestra  realidad  en  cada momento.

En  el  año  2011,  después  de  vivir  una  situación  difícil  en  mi  vida,  decidí  dar  un  giro  radical,  y  convertirme  en  una  profesional  de  las  terapias  alternativas.  Utilizar  todos  los  conocimientos  adquiridos  en  este  tiempo,  ayudar  a  otras  personas  que  no  encontraran  la  solución  en  la  medicina  convencional,  a  recuperarse  y  ser  felices.