Reiki tibetano

El Reiki es la energía universal, que se canaliza para la sanación del cuerpo, mente y alma, para conseguir el bienestar, siendo una disciplina física, espiritual y una terapia energética. Es práctica segura y eficiente, y por medio de ella se equilibran nuestros centros energéticos. Se aplica energía luz, para mantener o recuperar la salud física, la emocional, la mental y la espiritual.

Es un método natural de equilibrio y cura de nuestro cuerpo, y que nos produce un efecto de armonía y relajación instantánea. Su práctica no presenta contraindicaciones, ni efectos secundarios, siendo complementario con otros tratamientos, por ello es una práctica terapéutica alternativa, reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

El Reiki puede ser aplicado tanto a personas, como en animales y plantas, establece el equilibrio entre la energía personal y la universal, siendo una fuente interminable de bienestar y armonía a todos los niveles.

El Reiki Shiki  Tibetano se distingue del Japonés básicamente, en que en el nivel 3,  llamado OKUDEN  (Maestro de sí mismo), el símbolo del Maestro Interno, que se transmite es el DaiKoMyo No Tradicional o Dumo Tibetano. Hay cinco símbolos al igual que en el Reiki Japonés, pero que se interpretan de forma algo distinta. Los cinco símbolos conforman cinco niveles de conciencia que eliminan progresivamente la dualidad sobre la que se fundamenta la realidad de nuestro mundo material. Estos cinco símbolos, combinados, conducen a la transmutación de nuestro falso ego, para alcanzar y manifestar nuestra Verdadera Naturaleza, la Naturaleza Búdica. Originalmente los símbolos Reiki no se utilizaban para la sanación física, puesto que los monjes budistas no consideraban importante el cuerpo físico. Se usaban únicamente para facilitar la inducción de estados de conciencia que conducían a la Iluminación.

Cinco niveles de Sabiduría que llevan y culminan en la Iluminación. La enseñanza consta como en Reiki Japonés de cuatro niveles o Iniciaciones. Shoden, Chuden, Okuden y Shinpiden.

¿En qué consiste esta disciplina?

A través de la imposición de nuestras manos, y por medio de los símbolos Reiki  y sonidos energéticos (mantras), que funcionando como interruptores, accionaremos los mecanismos necesarios para sentirnos y estar en plena forma.

 Beneficios del Reiki:

  • Alivio del estrés y la ansiedad.
  • Mejora del sueño.
  • Mejora de la concentración.
  • Incremento de la creatividad.
  • Favorece el autoconocimiento y el crecimiento interior.
  • Reduce los efectos de medicamentos tóxicos (químicos y rayos).
  • Alivio de dolores musculares, sinusitis, cefaleas…
  • Equilibrio de nuestros centros energéticos.
  • Acelera la recuperación postquirúrgica.
  • Mejora energética de nuestro entorno.
  • Mejora y equilibrio del cuerpo.  

NOTA:

Aunque su fundador era seguidor budista de la Escuela de la Tierra Pura, El Reiki NO es una religión, ni es sectario. Puedes practicarlo más allá de cualquier religión. Está abierto a todo el mundo. Bien entendido, debería potenciar tu conexión con tu propio sentimiento espiritual o religioso si lo tuvieras. Las personalidades de Buda o Jesús son utilizadas por muchos practicantes de Reiki para potenciar y facilitar su conexión espiritual y su capacidad sanadora.